lunes, 27 de abril de 2009

Para sobrevivir la enfermedad

***
***

No hay letras para escribir tu epitafio es mi segundo poemario. Aquí anexo a manera de invitación un breve escrito que relizó la poeta nicaragüense Marta Leonor González:

Este poemario, al margen de todo discurso conciliador y mojigato, reúne verdades sobre la sociedad contemporánea y corre las cortinas para mostrárnosla sin maquillaje. No hay letras para escribir tu epitafio es una elegía sobre la humanidad que se descarna a diario, dialoga con el convencionalismo de un sistema que ofrece placeres, y arremete contra aquellos que no entonan su melodía. Frente a esto, Andrés Cisneros de la Cruz expone a seres castrados, los que guardan silencio para no evidenciar que están muertos porque el medio los ha obligado a ser equilibristas en sus propios cordeles; esboza una ciudad triste y desvencijada, habitada por gente muerta en la pobreza de sus días y familia fragmentada. El poeta canta y festeja sobre los escombros, desde una cima en donde sin padre y sin dios, se libera.


Lo pueden encontrar en la Librería El Laberinto. Donceles 74. Centro Histórico. O en la Librería El Péndulo, en la Condesa. Pero sobre todo en las calles de la Ciudad de México, llueva, estornuden o tosan.

8 comentarios:

Sonia Betancort dijo...

Enhorabuena!

Yuexiannu dijo...

Felicidades Andrés, ya quiero tner ese libro. Saludos a todos por allá.

I.

Álvaro Itzamá DR dijo...

Bien pues buscaremos el libro en cuanto se pueda, saludos y pase a echar un ojo al blog. SALUD!!!!

Ivan Vergara / Appu dijo...

Andrés:

Ojalá encontremos una manera de traer el libro a España, si tienes chance de que alguien traiga ejemplares, nos gustaría distribuírlos en nuestros eventos.

Saludos y felicidades, se le admira la labor y dedicación. Aplausos!

Oralia dijo...

Hola, hola señorito! Será un placer traerlo de regreso a Chilpancingo, con esa otra dosis poética que ojalá sea tan buena o incluso mejor que la anterior. Felicitaciones. Lirio Belano.

Sandrine dijo...

Hola

me detuve a leer algunas cosas y me gustaron...


saludos

Fernando González dijo...

Señor Andrés:

El nombre de este poemario ya es de por sí muy atractivo.
Y por su puesto que leí el anterior, que le compré con otros dos en un café cercano a la avenida Insurgentes, cuyo último poema fue para mí el más "padre": La cena de los poetas.
Que su nuevo libro tenga muy buen recimiento.

A. F. G. Amaya

Andrés Cisneros de la Cruz dijo...

comentario del usuario: Armando Escandón.

pienso que la muestra que das sobre de tu ùltimo poemario, nos permite intuir el fondo de los que los complementan. a decir verdad, pienso que no logras escapar de vitrinas de ùltima cena, donde el horror, lo grotesco, la muerte, el desemparo y todos esos cliches de la poesìa oscura no logran separarte de una maldita poesìa. los tres poemas, me parecen demasiadamente largos y repetitivos, con algunas rimas que rompen la cadencia, con muchos lugares comunes, propios de la poesìa francesa a finales del siglo XIX, y de la poesìa beat. actualmente el poema de largo aliento, me da la impresiòn de que sus virtudes, son meramente por la saturaciòn de imagnes y una eiteraciòn de sensaciones, que a veces, ñogran causar hastìo, o pesades, pocas veces existe dinamismo, facultad de desdoblamientoy, y nulas posibilidades de sintesis o nèctar poètico.

hugo de mendoza
fernando salazar


En respuesta al anterior mensaje.

1. La poesía "oscura" no existe. Ya son varios los debates en torno a este tema, en donde queda claro que la poesía obedece a una dialéctica, y que si tiene un color en sí, es sólo resultado de su "ser", el cual deviene no de la materia, sino del pensamiento. El horror, lo grotesco, la muerte, no son inventos del poeta. La muerte llegará también, tarde que pronto, a la puerta de todos, incluso de ustedes. ¿El horror? Bastaría que vieran lo que le sucede día tras día a la humanidad; por último, lo grotesco es algo más cercano al rostro de los que se pudren bajo la vanalidad de "lo bello".

2. Los tres poemas que componen "No hay letras para escribir tu epitafio", son de diferentes extensiones: el primero ocupa apenas una cuartilla, al igual que el tercero. El segundo, sí, es el único extenso de la serie. Quizá fue despiste el de ustedes. La tendencia del poema no corresponde con la poesía francesa del siglo XIX, pues en ella el énfasis de la "libertad de pensamiento" estaba cargada todavía de un apego a los vicios sociales y también al patriarcado divino, es decir, a la dualidad bien-mal, o satán-dios, lo cual queda abiertamente descartado en mi poema. El fondo de "No hay letras para escrribir tu epitafio" no pugna por la embriaguez, la drogadicción o incluso la marginalidad, como lo haría la poesía "beat". En este caso es el desapego personal respecto de la figura paterna, que representa el poder de lo "supremo".

3. Refiriéndome a su punto de vista del aspecto poético, conociendo la tendencia de ustedes, a lo divino, y su creencia en un "dios", puedo entender su hastio o pesadez, y también que se queden atorados entre el sentido de los versos, pues haría falta realizaran y "entendieran" algunas lecturas de nueva cuenta, para ponerse al día con el pensamiento contemporáneo. No todo es el haikú, ni el tanka, ni el aforismo. Existen, aunque no lo crean, otras formas de versificar.

Gracias por el comentario,
un abrazo y suerte con su taller.

Andres